Home Historias Entrevistas TIMEOUT CON ANNA GASSER
TIMEOUT CON ANNA GASSER

TIMEOUT CON ANNA GASSER

0

Foto portada: Markus Fischer / Absolut Park Flachauwinkl

La jovencísima y dulce Anna Gasser empezó a competir hará tan solo 4 años, pero en la última temporada se ha convertido en una estrella. Su nombre empezó a sonar a principios de noviembre cuando planchó el primer cab doble cork de la historia del snowboard femenino. De esta manera la rider austríaca dejó muy claros sus principios: el snowboard femenino debe progresar y para ello debemos superarnos a nosotras mismas. 

El vídeo del doble cork de Anna se viralizó por toda la red convirtiéndola en algún tipo de leyenda viviente. Pero la rider de Nike todavía guardaba alguna sorpresa más en la manga para la temporada. Y esta llegó en los Juegos Olímpicos, cuando todas las miras estaban puestas en el circuito, el debut de la disciplina de slopestyle y la favorita a todas las opciones de medalla Jaime Anderson. Así fue que cuando la austríaca de 21 años consiguió clasificarse en primera posición con 95.50 puntos por encima de Anderson, se rompieron muchos esquemas. 

Si quieres saber que le pasaba a Anna por la cabeza durante los Juegos, como enfoca la competición en su día a día y como enfocó la caída que le costó la medalla olímpica, no dejes de leer esta entrevista.

Fotos: Markus Fischer / Absolut Park Flachauwinkl

¿Por qué empezaste a hacer snowboard?
Mi prima me llevó y pensé que era muy divertido.

¿Qué te hizo seguir practicándolo?
Supongo que me hizo sentir algo que hacía mucho tiempo que no sentía.
De pequeña hacía gimnasia pero lo dejé cuando cumplí los doce años, y hasta que empecé a hacer snowboard no había hecho nada que me hubiera aportado esa sensación.

Empezaste a hacer snowboard hace 4 años… ¡y puedes hacer dobles!
Sí…

¿Cómo es posible!?
Bueno, no puedo hacer dobles, puedo hacer un doble! También hay otras chicas que hacen dobles, como Aimee Fuller que hace el doble backflip.

¿Por qué empezaste a competir?
Sinceramente, no sé porque empecé a competir. Todo pasó de forma muy natural, había competiciones pequeñas y supongo que veía a las chicas y lo que hacían y pensaba… “yo también puedo hacer eso, o ¡también quiero hacerlo!”

Así que empecé con competiciones locales pequeñas y railjams y mi primer TTR fur el O’neill Evolution de hace 3 años.

¿Te ha empujado la competición a mejorar tu riding?

Si, por supuesto
¿Y qué otras chicas te han inspirado?

Pues cuando empecé no me enteraba mucho y no conocía a las chicas que hacían snowboard, pero luego tuve la oportunidad de conocer a Enni Rukajärvi en la Pleasure Jam, y en ese momento yo todavía no tenía el nivel para saltar en aquellos saltos tan grandes que ella estaba haciendo, por lo que sentí una profunda admiración, y a partir de entonces se convirtió en una especie de ídolo. A día de hoy le tengo mucho aprecio a Enni, nos hemos hecho amigas y ahora puedo hacer snowboard con ella, lo que es mejor todavía!

¿Qué es lo que más te gusta de competir?
Me hace sacar lo mejor de mi. Grabar también es divertido, pero si estoy haciendo snowboard y sé que hay una competición a la vuelta de la esquina, lo intento todo con más fuerza porque también siento que todas las chicas están luchando por progresar.

Entrevistamos a Anna y disfrutamos de un día de primavera en Absolut Park con ella e Isy.

 Me gustaría que nos contaras un poco tu experiencia en los Juegos Olímpicos. Primero de todo saber cuáles eran tus expectativas o objetivos para los Juegos.
En realidad, no quise pensar acerca de los objetivos pero mi mayor reto era entrar en las finales. No me quería ir a casa sin planchar una ronda. Y bueno, las clasificatorias me fueron muy bien. Así que después de clasificarme con tan buen resultado tuve mucha presión y pensé mucho, ya que sabía que si planchaba mi ronda tenía opción a la medalla, pero…no pudo ser.

Y al final tampoco estuve tan triste por el hecho de no poder terminar mi ronda de la final, en realidad, fue el resto de la gente la que estaba más decepcionada.

Normalmente hago snowboard para disfrutar y para demostrarme a mi misma lo que puedo hacer, y no los demás, e hice lo mismo en los Juegos. Al principio pensé que quizás no estaba preparada para una competición tan grande ya que no tenía mucha experiencia compitiendo, pero la clasificatoria fue genial y aunque no planché en la final estaba muy contenta de toda la experiencia, pero la reacción fe la gente fue: “oh! Pobrecita, no pudiste planchar, no te rindas y no dejes de hacer snowboard”. Este sentimiento negativo venía del resto de personas y no de mi, yo no dejaré de hacer snowboard!

Es curioso, porque como espectador piensas que el rider tiene que estar como un flan ya que todo el mundo está mirando, pero me imagino que no te das cuenta de esto hasta después de la competición.
Sí… Y también pienso que riders como Jaime o Spencer tenían mucha más presión, ya que eran las favoritas. Yo tuve esa sensación después de las calcificaciones, pero aún y así no dejé de hacer snowboard para mi misma. Nunca pienso en el resultado cuando estoy haciendo snowboard.

¿Qué nos puedes decir del circuito? ¿Cómo era?
Era grande. Y seguro uno de los más grandes en los que jamás he estado. Y eso que hice los X Games dos semanas antes de los Juegos y todo el mundo decía “el slopestyle más grande de la temporada”, pero luego aterrizamos en Rusia.

Anna de Cab 540 Mute en Absolut Park. Foto: Markus Fischer / Absolut Park Flachauwinkl

Yendo de un slopestyle a otro, de un circuito grande a otro mayor… ¿Cómo consigues adaptarte a los módulos?
No lo sé, en Sochi el primer día estaba muy asustada, y es que los chicos tampoco estaban saltando por lo que pensaba “si a los 20 mejores riders del mundo tardan 2 horas en saltar de recto, qué posibilidades tenemos las chicas…”?

Sólo 2 chicas saltaron el primer día, y yo no quería que el snowboard femenino pareciera menos…

Esto es un buen tema, ¿Cómo crees que el Mundo vió el snowboard femenino?

Bueno… sólo puedo responder por mi misma. Por ejemplo, el día de las clasificatorias observé a las demás chicas y sabía que haciendo una ronda sencilla podría pasar, pero después de ver lo qué hicieron ellos pensé “¡no! No haré la ronda fácil y segura, después de que los chicos hayan hecho rondas de triple, doble, doble.” Así que intenté hacer una ronda segura pero progresiva.

Este año, cuando el vídeo de tu doble cork salió a la luz, ¿notaste que tu carrera como snowboarder despegaba?
Sinceramente, en la actualidad estoy intentado demostrar que puedo hacer otras cosas a parte de un doble. No quiero que se me conozca como loa chica del doble, sino que se me reconozca como una buena snowboarder en general.

¿Cómo animarías a esas chicas que empiezan o quieren empezar a hacer snowboard?
Pues que no piensen en lo qué estarán pensando los demás. Creo que ese es el principal problema que hace que las chicas no empiecen a hacer snwboard: la vergüenza. Así que: ¡Chicas! No le deis importancia al resto y hacerlo por vosotras.

Por último me gustaría dar las gracias a mi familia y a mis patrocinadores.

Alba Pardo Directora de SBES MAG

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies